miércoles, 3 de junio de 2009

Regálame unas botas de montar


La princesa que creía en los cuentos de hadas, no describía su imagen más que su hermosa cabellera rubia, nutría su alma y su espiritu; aprendía de la vida con cada experiencia y era feliz sonriendo..


No hay comentarios:

Publicar un comentario