martes, 12 de mayo de 2009

Cuando el zapato aprieta no es su culpa, sino de la necedad de quien lo compró.



4 comentarios:

  1. Oh dios mío, ¡Qué zapatos, qué bolso!
    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Preciosos zapatos, y el bolso tambien!
    Un besó!

    ResponderEliminar
  3. Hola Valeria, me llamo Mariana y soy maquilladora y peinadora. Me gustan mucho tus fotos. Estoy buscando modelo para una produ para mi futura pagina. Si te interesa escribime y te cuento, maiamakeup@hotmail.com.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar