martes, 12 de mayo de 2009

Cuando el zapato aprieta no es su culpa, sino de la necedad de quien lo compró.